Lamb, o el grito al vacío de una maternidad arrebatada

Lamb, o el grito al vacío de una maternidad arrebatada

2 de diciembre de 2021 0 Por RAW_Magazine2021

Bajo una puesta en escena sorprendente, Vladimar Jóhannson, con la coescritura de Sjón Sigurdsson, lanza su opera prima con Lamb, un thriller dramático a medio camino con folk horror. Lamb narra el drama de una pareja islandesa recientemente huérfila que obtiene una bendición caída del cielo, en el momento justo para paliar su dolor, no obstante, ese premio podría tornarse en un arma de doble filo muy peligrosa.

Con la actuación de Noomi Rapace, Björn Hlynur Haraldsson, Ingvar Eggert Sigurdsson y Ester Bibi, esta película ha alcanzado el gran premio de Sitges 2021, además de haber sido estrenada en distintas salas comerciales por todo el país en compañía con Vértigo Films.

Avanzando a pasos lentos entre un drama maternal y algunos elementos propios del lenguaje folclore horrífico, Lamb enfoca su punto de atención en el retrato intimista y nostálgico de sus protagonistas. A base de un ritmo muy pausado, caracterizado por largos silencios –y excesiva falta de diálogo- se fotografía una soledad compartida y vacía.  

Gracias a su formato de cuento, el largometraje se encuentra dividido en distintos capítulos, y quizá es por ello que en ocasiones hay ciertas notas humorísticas en un relato propiamente triste, basado en un proceso de duelo.

Es cierto que la capa superficial, o trama sobresaliente, es la reflexión sobre una maternidad arrebatada y la subjetividad de esa misma experiencia: el grito al vacío de una madre sin hija, ni identidad, ni voz. No obstante, también hay apuntes sobre la soledad compartida de una pareja de una vida alejada de nuestro propio rebaño humano, la sociedad.

Sin duda alguna, este largometraje es un viaje lento, a través de capas naturalistas y texturas nórdicas gracias a la maravillosa fotografía de Eli Arenson, hacia el apego como búsqueda de una felicidad añorada.